3 Maneras de afilar un cuchillo

Última actualización: 09.12.22

 

Todo cocinero sabe lo importante que es mantener afilados los cuchillos que tenemos en casa, ya que así garantizamos un corte adecuado en los alimentos. Sin embargo, existen muchas personas que no tienen la menor idea de cómo hacerlo. Hoy en día hay muchas maneras y técnicas que puedes emplear para afilar un buen cuchillo.

 

La técnica del afilado consiste en tratar de desgastar el filo del cuchillo, perfilar la hoja y pulir las posibles imperfecciones que pudiera llegar a tener, lo que permite que el corte sea perfecto.

En este sentido, si queremos obtener un buen corte de carne o necesitamos trocear adecuadamente vegetales, hortalizas o frutas, debemos contar con un cuchillo bien afilado, para que los cortes puedan ser realizados con seguridad, precisión y con un mínimo esfuerzo. De tal manera, los alimentos se cocinan adecuadamente y evitamos accidentes de cortaduras en las manos. 

A continuación, vamos a explicarte 3 sencillas maneras de afilar tus cuchillos desde la comodidad de tu hogar con herramientas muy útiles, tales como, afiladores manuales, eléctricos, una chaira o una práctica piedra de afilar, que puedes adquirir en cualquier tienda de cuchillos o por Internet.

 

  1. La chaira

Esta herramienta es una barra cilíndrica hecha de acero que se utiliza para afilar cuchillos, así como otros instrumentos cortantes. Por lo general, la chaira se usa para que la parte metálica del cuchillo no se degrade y se emplea regularmente para demorar tener que afilar este utensilio con una piedra para afilado u otra herramienta. Su utilidad radica en mantener los cuchillos afilados entre cada uso, siendo empleada frecuentemente para obtener resultados más eficaces, no siendo recomendada para tratar de resucitar la hoja cuando ya está débil. Ten en cuenta que la piedra para afilar reduce la vida útil que tiene el cuchillo, porque corroe el metal en el borde, así que mientras más retardes su uso, más tiempo durará tu cuchillo.

Pero en fin, con la chaira puedes lograr que el metal del cuchillo esté siempre realineado, ya que las muescas, puntos planos y posibles hendiduras desaparecen, no corroe el metal y mantiene el filo del cuchillo.

Para afilar el cuchillo con esta práctica herramienta manual es recomendable que la chaira esté magnetizada, pues de esta forma ayudará a la alineación en la hoja filosa, la cual debería estar a un ángulo aproximado entre 15 y 20 grados de inclinación, para obtener mejores resultados y que el afilado sea más fácil. 

Se debe sujetar con fuerza el mango de la chaira y comenzar el afilado desde la zona que está más cerca del mango, deslizando el cuchillo hacia la punta y a lo largo de su superficie. 

Los movimientos deben ser constantes y a un ritmo acelerado en cada lado de la hoja del cuchillo, acción que debe repetirse varias veces. Seguidamente, se lava el cuchillo cuidadosamente y quedará listo para usarse. Acostúmbrate a utilizar la chaira con frecuencia antes de hacer cortes con tus cuchillos, porque así se empareja la parte filosa de la hoja de posibles imperfecciones, siendo un excelente método para el mantenimiento de estos utensilios de cocina.

  1. La piedra de afilado

Esta herramienta se ha usado durante años para mantener los cuchillos filosos y brinda óptimos resultados para la conservación de los mismos. Las más comunes están conformadas por carburo de silicio y son diseñadas para ser usadas secas o húmedas, no tolerando ser engrasadas, pero existen algunos modelos que son aptos para untarle aceite y llevan una etiqueta que las identifica. Además, se trata de un producto económico para conservar los cuchillos en un estado óptimo, siendo altamente recomendado por su relación calidad precio.

Para afilar el cuchillo con la piedra, lo primero que debe hacerse es remojar la misma en agua por un tiempo aproximado de 10 minutos. Después hay que  asegurar la piedra sobre la encimera. Para ello se aconseja colocar una tabla de madera o un paño por debajo de esta, para evitar que se mueva de lugar. Procura que el lado grueso de la piedra quede hacia arriba.

Seguidamente, se debe afilar uno de los lados del cuchillo con una inclinación aproximada de 20º, con tu mano dominante sujeta con firmeza el mango del cuchillo, mientras la mano subordinada sujeta su base, presiona con fuerza la hoja sobre la piedra por el área a afilar, se desliza a través de toda la piedra empujando hacia adelante y hacia atrás con más suavidad. Este proceso debe repetirse por cada lado varias veces. 

Para verificar el afilado debes pasar tu dedo pulgar perpendicularmente por el borde, si sientes una textura suave la hoja está afilada suficientemente. Ahora, se debe afilar el lado opuesto del cuchillo, repitiendo todo el proceso en la forma contraria. Para pulir la hoja, se debe girar la piedra por el grano fino y repetir el proceso de afilado.

  1. Afilador manual y eléctrico

También puedes utilizar un dispositivo manual para mantener tus cuchillos correctamente afilados. Son sencillos de utilizar y solo tienes que introducir la hoja de metal del cuchillo a través de las hendiduras del afilador, moviendo el utensilio desde la base hacia la punta y lo llevas hacia ti. 

Esta herramienta manual incorpora en su estructura diferentes aberturas para que el afilado sea más preciso, contando con una parte de grano grueso que sirve para desgastar la hoja de metal del cuchillo, así como otra con grano fino, perfecta para pulir y perfilar la hoja. 

Primeramente, se debe introducir la hoja del cuchillo por el lado grueso para desgastar el metal, recuperándose el ángulo y se eliminan las imperfecciones que tenga la hoja. Después, hay que pasar la hoja por la abertura fina para perfilar y pulir. Posterior a ello, se lava con agua y jabón para quitar los restos de acero, así tendrás listo el cuchillo para su funcionamiento. 

Por su parte, los afiladores eléctricos tienen un sistema parecido al anterior, con la diferencia de que el trabajo se realiza presionando un botón. Se coloca el cuchillo en la abertura de afilado, se presiona el botón y el afilador hace el trabajo de afilar el cuchillo sin ningún esfuerzo.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS