Cómo utilizar un microondas encastrable

Última actualización: 10.12.22

 

El microondas es un electrodoméstico que nos facilita la vida, ya que nos permite calentar la comida rápidamente y sin necesidad de ensuciar de más.

Sin embargo, muchas veces desconocemos la manera de usarlo correctamente, por lo que a continuación te brindamos algunas pautas que podrías considerar para aprovechar al máximo su utilidad.

 

Asegúrate de que su montaje sea el más seguro y cómodo

Bien sea que lo instales en una columna de calor o en un mueble empotrado, deberás asegurarte de que su montaje sea el correcto y el más cómodo posible. Para ello, asegúrate de montar el microondas a una altura que te resulte fácil de alcanzar. La idea es que puedas tener acceso a los platos y a los alimentos calientes sin causar derrames y sin correr el riesgo de distensiones o lesiones por sobreestirarse.

 

Analiza el panel de control y el anillo giratorio

Primeramente, es aconsejable que leas detenidamente el manual de usuario suministrado por el fabricante antes de proceder a configurar cualquier función del aparato; ya que no todos los microondas son iguales. Usualmente cuentan con números en su panel de control y mandos electrónicos, otros poseen botones con mando mecánico. Por esto, analiza tu modelo y según las instrucciones dadas en el manual, procede a su configuración.

Así mismo, todos los microondas poseen un plato giratorio fabricado en cristal resistente al calor, el cual gira sobre un anillo; verifica que este movimiento de giro sea perfectamente engranado, ya que el plato deberá moverse con suavidad y sin emitir ruidos extraños.

 

Aprende a calentar la comida correctamente

La manera correcta de poner la comida en el plato, es colocarla en forma de anillo, ya que si la apilas en el centro, el borde de este se calentará más rápido. Por otro lado, no es aconsejable utilizar el microondas para preparar salsas o sopas, ya que podrían calentarse en exceso y explotar. Además, recuerda que no es prudente calentar comida de más de 5 días, ya que después de este tiempo es muy probable que se haya deteriorado por exceso de bacterias; lo que pondría en riesgo tu salud.

Selecciona los recipientes adecuados

Debes elegir los recipientes apropiados para resistir las elevadas temperaturas del microondas, tal como bols y platos fabricados en cerámica, vidrio o en plástico especial para usar en estos casos. Cuando se usan recipientes de plástico inapropiados, estos pueden llegar a derretirse y contaminar los alimentos; así mismo, evita utilizar recipientes metálicos, ya que pueden provocar chispas dentro del microondas y ocasionar un incendio.

 

Mantén el microondas limpio

Lo mejor es que lo limpies después de cada uso y para evitar que los alimentos salpiquen sus paredes, podrías usar una tapa plástica que proteja el plato. Una vez por semana deberás realizar una limpieza profunda y para ello, utiliza el zumo y la cáscara de un limón en un poco de agua. Pones la mezcla en un bol de vidrio durante 5 minutos y luego la retiras con unos guantes y pasas un paño limpio por el interior.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS