Cómo utilizar una centrifugadora de ensalada

Última actualización: 09.12.22

 

A la hora de hacer tus ensaladas, es más sencillo y práctico el uso de una centrifugadora, ya que te permite eliminar la mayor cantidad de agua de tus vegetales, haciendo tus ensaladas más deliciosas.

Por lo tanto, has decidido comprar una centrifugadora de ensalada.

Por lo que hemos creado este artículo con la finalidad de que estés preparado cuando la uses por primera vez.

 

Enjuaga la centrifugadora por primera vez

Al utilizar este utensilio de cocina por primera vez, se recomienda lavarlo y enjuagarlo para eliminar los sucios y bacterias que se obtienen producto del transporte y embalaje.

Para ello, desempaca la centrifugadora, retira las películas protectoras.

Luego lava el bol, la cesta y la tapa por separado debajo del grifo del fregadero y luego escúrrelos para ser utilizados.

 

Lava los vegetales antes de hacer la ensalada

Lo primero que debes hacer es retirar de las hojas verdes las partes que están malas o amarillas.

Para ello vas a necesitar un cuchillo limpio y una tabla de cortar.

Coloca las hojas en la tabla y corta las partes que consideres que estén estropeadas y tíralas.

Luego, coloca las hojas en un bol con agua y un poco de vinagre o bicarbonato y espera 10 minutos para poder desinfectarlas.

Pasado ese tiempo, retira las hojas del bol, tira el agua, vuelve a colocar las hojas en el bol y llénalo de nuevo de agua para enjuagar las hojas.

Tira nuevamente esa agua y deja las hojas en el bol para luego escurrirlas en la centrifugadora.

 

 

Coloca las hojas en la cesta de la centrifugadora

Después de que las hojas estén listas y enjuagadas, procede a colocarlas en la cesta de la centrifugadora.

Procura no sobrepasar la capacidad de la cesta para que los vegetales no estén muy apretados y se puedan dañar.

Después, coloca la cesta en el bol de la centrifugadora.

Luego, ubica la tapa y procede a taparla.

Algunos modelos de tapa incluyen un colador plano para reforzar el escurrido del agua.  

 

Procede a utilizar la centrifugadora

Una vez tapada la centrifugadora, procede a girar la manivela ubicada en la parte superior de la tapa.

Realiza varios giros para que el escurridor de la cesta retire la mayor cantidad de agua de las hojas.

Algunos modelos disponen de una cuerda retráctil para hacer girar la cesta y se escurran los vegetales de forma adecuada.

Para ello, toma el asa que une la cuerda y tira hacia atrás varias veces para que la cesta gire.

Puedes parar de realizar los giros cuando creas que los vegetales estén bien escurridos.

Algunas centrifugadoras disponen de un botón de parada, ubicado generalmente en la parte superior de la tapa, el cual se utiliza para que la centrifugadora se detenga de manera inmediata.

Una vez escurridos los vegetales con la centrifugadora, procede a retirar la cesta del bol y notarás que en el fondo hay restos de agua que el aparato extrajo de los vegetales.

Tira esa agua y coloca los vegetales escurridos en dicho bol.

En algunas centrifugadoras el bol es ideal para ser utilizado como una práctica ensaladera, la cual puedes llevar directamente a la mesa.

Puedes llevarla con su tapa, en donde algunos modelos cuentan con un orificio que te permitirá agregar aderezo a tus ensaladas.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS