Cómo utilizar una olla arrocera

Última actualización: 10.12.22

 

Este electrodoméstico es una buena solución para cocinar en su punto ese alimento tan habitual en tu cocina: el arroz.

Usar este producto es sumamente sencillo y amigable, incluso, para quienes no son expertos gastronómicos.

La olla arrocera ha sido diseñada para facilitarnos la vida y ahorrarnos ese tiempo que jamás nos sobra.

 

Medición del arroz

Ante todo, mide la cantidad de arroz que vas a consumir.

En líneas generales, para cada porción individual, calcula disponer entre 175 y 200 gramos de arroz.

Se sugiere lavar el arroz, enjuagándolo varias veces bajo el grifo de agua en un colador, librándolo de cualquier residuo indeseable.

Además, de esta manera, eliminas el exceso de almidón –mediante la ruptura de sus moléculas– y así el arroz queda mucho más suelto.

 

Agrega el arroz, el agua y la sal

A continuación, agrega el arroz a la olla (según la marca y el modelo, algunas vienen con un recipiente removible).

Cada fabricante alerta en cuanto a la cantidad máxima de arroz que es capaz de cocinar este ayudante de cocina.

Después, de acuerdo a la cantidad de arroz a preparar, mide y agrega el agua (o caldo de pollo, carne o vegetal) a temperatura ambiente.

Cada tipo de arroz requiere una cantidad distinta de agua, aunque el promedio oscila entre 1,5 y 2 medidas de agua por cada medida de arroz.

Procede a sazonar al gusto (lo más básico consiste en añadir sal y un chorrito de aceite).

Remueve gentilmente, cuidando que no queden granos de arroz adheridos a los bordes del recipiente.

Pon en funcionamiento la olla arrocera

Tapa la olla, elige entre las opciones de cocción (en aquellos modelos que las tenga) y ponla en funcionamiento, oprimiendo el interruptor de encendido.

De aquí en adelante, tu electrodoméstico emprenderá con autonomía todo el trabajo y, convenientemente, te avisará emitiendo un sonido cuando esté listo el arroz.

Habitualmente el arroz mantendrá su temperatura, mientras la olla permanezca cubierta con la tapa.

Algunos fabricantes recomiendan dejar reposar el arroz en la olla durante un breve periodo de tiempo (de 10 a 15 minutos), antes de servirlo directamente en el plato o trasvasarlo a una fuente.

Precauciones

Evita retirar la tapa de la olla y remover el arroz, una vez que se haya iniciado la cocción.

Eso interfiere directamente en el proceso, con el posible efecto de que el arroz no quede suelto y cocinado al punto preciso.

Esta es una de las ventajas más resaltantes de este ayudante de cocina: no requiere de tu supervisión tras encenderlo, respetando las instrucciones.

Mantén el equipo desenchufado mientras no cocines en él.

Tras usarlo, lava el recipiente removible con líquido para lavavajillas y repasa la cubierta, gentilmente, con un paño húmedo.

Evita las toallas de papel que dejan residuos. Debes secar concienzudamente todos los componentes del equipo con un paño de cocina limpio.

Protege la olla arrocera del polvo y la humedad, ya que son enemigos naturales de todo electrodoméstico.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS