Cómo utilizar una panificadora

Última actualización: 10.12.22

 

Una panificadora es una máquina muy útil para nuestra cocina, porque va a permitir tener un pan fresco y recién hecho todos los días.

Es fácil de usar y puedes preparar cualquier variedad de panes y postres para toda la familia.

En las próximas líneas, te daremos algunos consejos cómo puedes utilizar tu panificadora.

 

Manual de instrucciones

Lo primero que debes realizar al recibir tu panificadora es leer el manual de instrucciones para que te familiarices con los programas, para que aprendas cómo funciona. Las recomendaciones para su limpieza y mantenimiento, te explican algunas recetas y al mismo tiempo conoces las partes de la panificadora.

En este sentido, es importante destacar que las panificadoras incluyen un recipiente interno o molde, que es el lugar donde se introducirán los ingredientes para preparar el pan. Dichos ingredientes llevan un orden predeterminado para el correcto amasado, siendo recomendable añadir primero los líquidos y, posteriormente, los ingredientes secos, tales como las harinas, sal, azúcar, levadura, entre otros.  

 

Proceso de mezclado y amasado

Esta máquina trabaja en varias fases y según el ciclo elegido requerirá de varias horas para generar el producto final. Su primera fase es el mezclado de todos los ingredientes, lo cual se hace a través de una paleta que se encarga de remover todos los ingredientes hasta que estén completamente integrados en una masa homogénea, para luego proceder a amasar adecuadamente.

 

Proceso de levado

La panificadora cuenta con un temporizador que determina el tiempo prudencial para que la levadura se encargue de esponjar la masa. Para ese fin, la panificadora mantendrá la temperatura que requiere la masa para que este proceso de levado se produzca de acuerdo a las especificaciones que previamente se programaron.

 

 

Proceso de desgasificación

Después de levar la masa, la máquina realiza un nuevo proceso de amasado de la masa, más corto y más ligero que el anterior, con el propósito de desgasificar la masa y otorgarle la forma que en definitiva presentará. Finalizado este proceso, debemos retirar las palas para que no se adhieran al pan, porque de lo contrario nos quedarían algunas partes del pan con una parte hueca, lo que hará difícil el proceso de rebanado.

 

Proceso de horneado

En esta fase final, la panificadora calentará nuestra masa, hasta lograr generar un pan tostado, esponjoso, con buena humedad interna y un sabor incomparable. Es recomendable que al finalizar el proceso de cocción del pan, este sea retirado, se deja en reposo en una rejilla por un tiempo determinado y al cabo de unos minutos ya tendrás un pan listo para comer.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS