Cómo utilizar una sartén de inducción

Última actualización: 10.12.22

 

Las cocinas de inducción han ganado una gran aceptación en los hogares, principalmente por su rendimiento energético.

Además, son más fáciles de limpiar después de cocinar que una estufa de fogón.

Sin embargo, si has adquirido una sartén para inducción y tienes dudas respecto a la forma en que puedes utilizarla, aquí te proporcionamos algunos consejos.

 

Evita utilizar agua fría después de cocinar

Para que se produzca el campo magnético encargado de generar el calor en una cocina de inducción, es necesario que exista un buen contacto entre la cubierta de la cocina y la sartén.

Es por esto que se prefieren sartenes lisas en su parte inferior. Por otra parte, una buena utilización implica el cuidar que así se mantenga. Para conseguirlo, debes tomar algunas medidas preventivas. Una de ellas es evitar poner agua fría en la sartén cuando se encuentra muy caliente; esto es debido a que los cambios bruscos de temperatura pueden alterar la forma de la sartén.

 

Observa con cuidado los procesos de precalentamiento

Es normal que necesites que la sartén adquiera cierta temperatura antes de colocar tus alimentos en ella. Sin embargo esta fase de precalentamiento generalmente es breve. Evita dejarla calentando sin supervisión y en caso de que tu sartén cuente con un recubrimiento indicador de temperatura, obsérvalo; así evitarás que permanezca vacía por demasiado tiempo.

 

Ten a mano los accesorios necesarios

Algunas sartenes tienen mangos de metal. Estos pueden alcanzar temperaturas elevadas y provocar quemaduras en las manos si no utilizas guantes. De manera que te invitamos a que tengas cerca de tu placa de inducción un par de ellos para que cocines con comodidad y seguridad.

 

Acondiciona tu sartén con frecuencia

Independientemente de que tu sartén cuente con recubrimiento antiadherente o no, conviene cada cierto tiempo hacer un acondicionamiento o curado. El fabricante generalmente indica este tipo de cuidados en su manual de instrucciones, pero puedes hacerlo para sartenes con antiadherente de manera sencilla, calentando por cerca de 30 segundos a temperatura media la sartén y agregando un poco de aceite en la superficie interior.

Después retira el exceso con una toalla de papel o un paño asegurándote de que el aceite haya alcanzado toda la superficie interior. Esta cubierta ayuda a mantener las propiedades antiadherentes, para que cocines de manera más fácil.

 

Evita algunas prácticas que dañen tu sartén

Otras medidas preventivas para mantener en buenas condiciones tus sartenes para cocinas de inducción es evitar almacenar alimentos dentro de ellas. Esto es debido a que al mantenerlos en contacto con la sartén por demasiado tiempo, pueden provocar reacciones desfavorables en los recubrimientos y dañarlos.

Algunos consejos sobre la limpieza

Respecto a esto, siempre utiliza métodos poco abrasivos, las rayaduras en la superficie provocarán adherencias incómodas. Utiliza en su lugar agua caliente para ayudar a desprender la mayor cantidad de alimento y después limpia con un paño suave o esponja.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS