Cómo utilizar una tabla de cortar

Última actualización: 09.12.22

 

Una tabla de cortar es un utensilio que nunca debe faltar en tu cocina. Es una herramienta que te ayuda, junto con un buen cuchillo, a realizar cortes de alimentos de manera manual, pero con el tamaño y el grosor que elijas.

El buen uso de una tabla de cortar es esencial para cortar alimentos de manera adecuada y segura.

A continuación, te mostraremos cómo usar una tabla de cortar para alargar la vida útil de esta herramienta.

 

Coloca tu tabla de cortar en un mesón estable

Ubica una mesa o encimera con una superficie lisa y plana, además que sea estable para soportar los movimientos y forcejeos entre el cuchillo y la tabla cuando se están cortando los alimentos.

 

Lava bien los alimentos y colócalos encima de la tabla de cortar

Bien sea carnes, vegetales o demás tipos de alimentos, procede a lavarlos, asegurándote de que estén bien libres de suciedad, sobre todo los vegetales.

Procede a colocarlos encima de la tabla, en el lado diseñado para el corte de las comidas. Colócalos por partes cuando desees cortar cantidades considerable de verduras.

 

Procede a cortar los alimentos con un cuchillo de cortar

Asegúrate de utilizar un cuchillo bien afilado para picar los vegetales.

Con una mano, sostén el cuchillo manteniendo la punta sobre la tabla en todo momento, haciendo movimientos de arriba a abajo y con la otra ve guiando los vegetales para ir haciendo los cortes, bien sea en forma de cuadros, rebanadas o julianas.

En el caso de las tablas de cortar de piedra o de vidrio, utilízalos con cierto cuidado para no maltratar el cuchillo.

Lava la tabla de cortar con agua y jabón después del uso

Una vez usada la tabla de cortar, procede a realizar el lavado después de su uso. Se recomienda lavar la tabla de cortar con agua caliente y un poco de detergente, frotar un paño húmedo por ambos lados hasta que se vea que esté bien limpia, sin ningún tipo de suciedad.

Procede a aclarar con agua fría en el fregadero.

Las tablas de madera no se deben dejar remojando en agua, ya que se pueden dañar, liberando restos que son perjudiciales para los alimentos. Seca la tabla con un paño seco.

 

Utiliza sal gruesa para eliminar manchas y malos olores

Una vez a la semana puedes realizar este procedimiento para reducir los malos olores y eliminar las manchas de tu tabla de cortar.

Humedece con un poco de agua la tabla de cortar y agrega un puñado de sal gruesa en ambos lados.

Procede a frotar con un paño seco y deja reposar por unos minutos. Enjuagar con abundante agua fría y sécala con un paño seco.

Almacena tu tabla de cortar en un lugar seco, libre de humedad

Para poder utilizar de nuevo tu tabla de cortar, es necesario guardarla en un sitio seguro donde no exista humedad, sobre todo en las tablas de madera.

La tendrás lista para usarla, siempre y cuando la cuides de manera adecuada.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS