Cómo utilizar una vinoteca

Última actualización: 10.12.22

 

Las vinotecas poseen un diseño similar al de un pequeño frigorífico, pero con la diferencia que su sistema de refrigeración posee un ajuste que se adapta a las necesidades de los diferentes tipos de vino.

Además, tienen un consumo energético mucho más bajo.

Si esta es la primera vez que adquieres un aparato de este tipo, te convendría aprender cómo utilizar una vinoteca siguiendo estos sencillos pasos.

 

Revisa el contenido del paquete

Una vez que tengas en tus manos el paquete de compra será necesario que lo abras cuidadosamente, con el propósito de no deteriorar involuntariamente la estructura. Retira todo el papel de embalaje, revisa atentamente el cuerpo de la vinoteca y constata que no posea ningún tipo de rasguño o abolladura. Asimismo, asegúrate de que el número de baldas incorporado sea el correcto y que no tengan defectos. El fabricante también deberá haber anexado el manual de instrucciones y en algunos casos una tarjeta de garantía que deberás guardar, ya que no sabes cuándo la necesitarás.

 

Estudia el manual de instrucciones

Por intuitivo que parezca el uso de una vinoteca, no puedes dejar pasar desapercibido el manual de instrucciones. Recuerda que en él se encuentran todas las recomendaciones de uso, montaje, programación y mantenimiento ofrecidas por el fabricante. Así que dedica algunos minutos para estudiarlo, ya que esto te servirá para comenzar a familiarizarte con el producto.

 

Coloca las baldas

Abre la puerta de la vinoteca para tener acceso a su interior, siendo necesario que identifiques visualmente el área de ajuste de cada una de las baldas metálicas o de madera, según sea el modelo. Después, coge la primera de ellas y deslízala cuidadosamente por las pestañas anteriormente identificadas, asegurándote de que haya ajustado correctamente y que ofrezca la estabilidad necesaria para soportar el peso de las botellas. Repite el proceso con las baldas restantes.

 

Introduce las botellas

Según sea el formato interior de la vinoteca y, por ende, el número de baldas incorporadas, tendrás que ir introduciendo las botellas de manera cuidadosa. Lo importante es que la parte inferior de la botella quede hacia el fondo del contenedor y el pico con vista hacia nosotros. Si el tuyo es un modelo compacto, coloca las botellas una al lado de la otra, de acuerdo al espacio que tenga en cada balda. Por su parte, quienes escogieron un formato con volumen de contención amplio, deberán repetir el proceso anterior, después montar otra secuencia de botellas sobre ellas y así sucesivamente.

Enciende la vinoteca

Lo primero que debes hacer es verificar si el voltaje de la fuente de poder y la vinoteca son compatibles, ya que de no ser así podrías causar un cortocircuito. Una vez y estés seguro de que no hay peligro alguno, necesitarás coger el cable de alimentación de energía y enchufarlo en dicha toma. Si no es lo suficientemente largo, deberás incorporar una extensión.

 

Ajusta la temperatura

En la parte superior de la vinoteca encontrarás un pequeño panel de control táctil con un máximo de cinco botones debidamente identificados, que deberás presionar para encender el sistema de iluminación interior de la estructura, ajustar la unidad de medida y el nivel de temperatura deseados.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS