¿Por qué es beneficioso cocinar con una vaporera?

Última actualización: 05.12.22

 

Comer sano todos los días y sin pasar tanto tiempo en la cocina son unas de las ventajas que podemos disfrutar cuando cocinamos con una vaporera, un electrodoméstico con el que nuestros alimentos se cocinan libres de grasa, más rápido, conservan su color, sabor y frescura, manteniendo sus propiedades y nutrientes.

 

En este artículo, hablaremos de las ventajas y beneficios que aporta para el organismo cocinar los alimentos al vapor, en especial si utilizamos una vaporera, porque los resultados serán más óptimos, ya que es un aparato práctico, compacto, plegable, que podemos manipular fácilmente. Además, nos ayudará a ahorrar en tiempo y dinero, pues con la vaporera se puede cocinar casi cualquier tipo de alimentos, evitando un gasto elevado en gas o energía eléctrica.

Sigue leyendo estas líneas, para que conozcas un poco más sobre la técnica de la cocción al vapor y de los beneficios que puede ofrecer el usar la mejor vaporera del momento

 

Cocinar al vapor

Con esta técnica de cocción, los alimentos se suavizan con el vapor que se desprende del agua caliente, siendo una de las técnicas culinarias que mejor se comporta con las propiedades nutritivas de las comidas. Por ejemplo, cuando cocemos los alimentos en agua o cuando los sumergimos en aceites, una buena parte de los nutrientes se quedan en el líquido, pero con el vapor se pierden mucho menos. De hecho, a través de esta técnica es posible conseguir un buen punto de cocción, pues es desagradable cuando las verduras se cocinan de más, siendo importante cocinarlas el tiempo justo, para que su textura y sabor se mantengan. Con el vapor puedes controlar una cocción al dente, para que los alimentos queden cocidos y crujientes.

Adicionalmente, no necesitas añadir ningún tipo de aceite para cocinar los alimentos, ya que no existe la posibilidad de que los vegetales o verduras se peguen de la olla o se quemen, razón por la que estamos hablando de una cocción libre de grasas y aceites.

Si te gustan los alimentos con sus colores naturales y su delicioso sabor, el vapor podría ser una buena alternativa para cocinarlos, comerás más sano y absorbiendo la mayor cantidad de nutrientes de los alimentos. Además, es una forma más limpia para cocinar, pues no tienes que usar muchas ollas o sartenes para hacer las salsas y demás complementos que usamos en la cocina.

 

 

Beneficios de usar una vaporera

Ahora bien, usar esta técnica gastronómica es mucho más fácil si se emplea una vaporera, ya sea eléctrica o de bambú, debido a que el sistema de cerrado hermético que presenta este tipo de utensilio, permite que los alimentos se cocinen en sus jugos, lo que ayuda a que se conserven mejor sus nutrientes, así como sus propiedades, tanto en sabor como en textura, por lo que a continuación te presentamos sus principales beneficios:

 

La cocción es más rápida

Con este aparato los alimentos se cocinan más rápido, y como la mayoría de estos utensilios vienen con varios compartimentos, puedes aprovechar para cocinar simultáneamente diferentes comidas, obteniendo resultados más saludables y óptimos, sin tener que emplear otras herramientas, lo que facilitará el proceso de limpieza una vez que hayas terminado de cocinar.

 

Los alimentos conservan sus propiedades y nutrientes

Como hemos explicado anteriormente, con el uso de esta técnica se conservan las vitaminas, nutrientes y minerales de una forma más eficiente, porque los diferentes alimentos se cocinan con el vapor que reciben del calor húmedo, sin sumergirlos en ningún líquido, lo que no ocurre si cocinamos los alimentos en agua, asados o fritos. 

De esta manera, cuando cocinas brócoli al vapor, su color sigue siendo verde, o en el caso de la remolacha o la zanahoria, conservan sus vivos colores púrpura y naranja. 

Recuerda que el color de los vegetales se producen por los antioxidantes que existen en su composición, por ejemplo, las verduras y las frutas que tienen colores rojos o azulados, tales como las uvas negras, col lombarda, arándanos o cerezas, tienen antocianinas en su estructura molecular, una sustancia muy beneficiosa para nuestro organismo. 

El color amarillo o naranja de la zanahoria o la calabaza se debe al alto contenido de carotenoides que se encuentra en la vitamina A, así como el antioxidante licopeno que le brinda el color rojo al tomate, o el color verde del brócoli y de las espinacas, los cuales contienen saponinas y carotenoides.

Así que, cuando cocinamos todos estos alimentos al vapor, podemos apreciar mejor sus aromas, sabores y colores, lo que permite que percibamos todos estos componentes químicos que poseen y sus nutrientes.

Igualmente sucede con las carnes y pescados, si cocinas estos alimentos al vapor no añades calorías a su contenido calórico, porque el agua no las contiene, por lo que esta técnica es una gran aliada para las personas que se encuentran haciendo una dieta para bajar de peso o para evitar que se incremente.

 

 

Comodidad mientras cocinas 

Cuando cocinas con la vaporera, además, notarás que es más rápido y cómodo, pues es posible cocinar las verduras en menos tiempo, aunque sean las más duras. Por ejemplo, hay quienes emplean un cestillo de vapor, con el que solo tienes que colocar agua en una olla y llevarla al punto de ebullición. Después se coloca encima de la olla el cestillo con los alimentos a cocinar y esperas que se suavicen, proceso que por lo general, tarda entre 7 y 10 minutos. 

En cambio, si utilizas la vaporera eléctrica, solo tienes que añadir el agua en la base, colocar los alimentos en los diferentes compartimentos y programar el tiempo de cocción recomendado. Así, mientras los alimentos se están cocinando en la vaporera puedes hacer otras cosas, ya que generalmente, estas máquinas tienen un temporizador y se detienen automáticamente.

 

Facilidad de limpieza

En cuanto a la limpieza de este tipo de utensilios, es muy fácil y práctica, ya que no tendrás recipientes pegajosos, al no utilizarse aceite para la cocción. Así que, solo se tiene que retirar algún residuo de alimento que haya quedado en el contenedor y los compartimentos pueden lavarse a mano, con un poco de agua y jabón, o colocarlos en el lavavajillas, para tenerlos limpios hasta el próximo uso.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS