Preguntas más frecuentes sobre Delantales

Última actualización: 10.12.22

 

Q1.  ¿Cómo utilizar un delantal?

El uso del delantal tiene una clara misión, y es evitar que te manches mientras estás en la cocina. Para ello, tienes que procurar que esté correctamente colocado. En primer lugar, puedes ajustar la correa a tu cuello en función de tu altura. Esta no debe quedar muy apretada ni tampoco muy holgada. Más o menos la parte superior de tu delantal debe quedar a la altura de tus axilas. Ata debidamente la correa a tu cintura, pero procura que no esté muy ceñida, pues podría resultar molesto.

 

Q2. ¿Cómo hacer un delantal?

Hay quienes prefieren confeccionar un delantal ellos mismos que comprarlo. La buena noticia es que no es una tarea muy complicada. Vas a necesitar un trozo de tela cuyas medidas sean: 100 cm de longitud y 70 cm de ancho. Córtalo con forma de delantal (con una pequeña curva en la zona de los brazos) y cose el dobladillo para que no se deshilache. En el extremo superior, cose una cinta de tela, que será la que rodee tu cuello. Con un metro, puedes averiguar cuál es la longitud que necesitas. Sigue los mismos pasos para la correa de la cintura.

 

Q3. ¿Cómo decorar un delantal de cocina?

Puedes personalizar un delantal de cocina como más te guste. Por ejemplo, incorporando algunos bolsillos. Estos, además de bonitos, resultan muy prácticos. Para hacerlos, es tan sencillo como añadir un trozo de tela al delantal y coser solo tres lados. Puedes escoger un retal vistoso que agregue más colorido al conjunto. Una excelente opción es hacer un volante de flores o cuadros y coserlo al delantal.

Q4. ¿Cómo doblar un delantal?

Para doblar un delantal, sitúalo sobre una superficie plana. Posteriormente, dobla el área del cuello hacia abajo y haz lo mismo con los laterales del delantal. Recuerda que la idea es que tenga forma de rectángulo. Tras ello, dobla hacia arriba la parte inferior de la prenda, de manera que el resultado final sea una especie de cuadrado. Recoge las tiras y así podrás guardarlo en un cajón de forma compacta hasta la próxima vez.

 

Q5. ¿Cómo atar un delantal?

Atar un delantal es algo que resulta bastante sencillo, especialmente con la práctica. Lo primero que debes hacer es introducir la cabeza por el hueco del delantal destinado a tal fin. Si la correa es ajustable, dedica unos segundos a acomodarla a tu gusto. Ahora es el turno de la tira trasera. Puedes hacer un lazo simplemente o bien un nudo. Si la tira es bastante larga, incluso, puedes atarla en la parte frontal. Así te aseguras de que está bien asegurada.

 

Q6. ¿Cómo lavar un delantal?

En función del material y de las indicaciones del fabricante, quizás sea posible lavar el delantal a máquina. Es muy importante que examines la etiqueta, de manera que averigües a qué temperatura puedes lavarlo e, incluso, si admite el uso de secadora. No obstante, hay materiales más sensibles que no aceptan lavadora. En este caso, lo mejor será lavarlo a mano. Nuevamente, será el fabricante quien te indique si se recomienda hacerlo con agua fría o más caliente, así como el tipo de jabón a utilizar.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS