Preguntas más frecuentes sobre Saleros

Última actualización: 10.12.22

 

Q1: ¿Cómo utilizar un salero?

Si tienes un salero convencional, lo que debes hacer después de haberlo lavado previamente, es quitar la tapa y añadir la sal conjuntamente con unos granos de arroz, según la capacidad del salero. Coloca la tapa nuevamente y asegúrala bien para evitar que al usarlo se derrame la sal, seguidamente añade la cantidad de sal que consideres a tus alimentos. Si se trata de un molinillo, después de que has añadido la sal o la pimienta en el recipiente, solo tienes que girar la tapa para moler las especias. En caso de ser eléctrico el molinillo, solo tienes que colocar las pilas para que funcione, rellenar el envase, cerrar la tapa y activar el botón que lo enciende. 

 

Q2: ¿Cómo decorar un salero?

Si te gustan las manualidades, puedes decorar tus saleros para distintas ocasiones, ya sea para navidad, bautizos, bodas o cualquier momento especial. En la web puedes encontrar muchas opciones de diseños y decoraciones. Una idea puede ser utilizando encajes y cintas para adornar el recipiente, o usando otros materiales como stickers llamativos o diferentes telas, todo es cuestión de gustos y dedicación.

 

Q3: ¿Qué suele acompañar al salero?

En la mesa se suele colocar junto al salero, un pimentero y aquellos envases que contienen aceite o algún tipo de vinagre, como principales acompañantes para las comidas. Esto se debe a la oportunidad que se le brinda a cada comensal, para que añada un toque de cada uno de esos ingredientes, si considera que se le debe dar un poco más de sabor a su plato. Aunque lo recomendable es aplicar la sal y las especias a los alimentos en el momento de su cocción o justo después de ella, para que el comensal no tenga que añadir nada más.

 

Q4: ¿Por qué se pone arroz en el salero?

Es una costumbre colocar arroz en el salero para evitar que la sal adquiera humedad. Esto ayuda principalmente cuando se trata de sal fina y se ha colocado en un salero con orificios pequeños para usar en la mesa. Asimismo, el arroz cumple la función de disminuir la cantidad de sal que sale por los orificios de la tapa, para evitar el exceso al momento de salpimentar tus comidas.

 

Q5: ¿Qué pasa si se te rompe un salero?

Derramar sal ha sido considerado en muchas culturas un augurio de mala suerte. Sin embargo, para otras significa todo lo contrario. La sal incluso es asociada con la prosperidad en una casa o con la duración de las relaciones personales. De hecho, los romanos pagaban con sal a los funcionarios públicos, por lo que se llamó salarium a ese pago, viniendo de ese entonces la creencia de que no puede faltar sal en una casa. Podemos concluir, que cada persona tiene sus propias convicciones en relación a este tema.

Q6: ¿Cómo hacer un salero?

Podrías hacer un salero con materiales reciclados, es divertido y fácil de hacer. Por ejemplo, busca un recipiente de cristal con su tapa, lo lavas bien usando agua caliente y jabón suave, lo aclaras y secas. Consigue unos clavos de tamaño medio y un martillo.

Ahora, debes abrir unos orificios en la tapa del recipiente, para que a través de ellos la sal pueda salir sin problemas y que, en caso de obstruirse, sea fácil regular la salida del condimento agitando un poco o más el salero. Procura no llenar la tapa con agujeros, comienza con uno en el centro y desde allí coloca varios alrededor de ese punto. Si deseas, puedes decorarlo con colores o con algún motivo. Seguidamente, le añades la sal o cualquier especia que desees conservar en el salero y listo. 

 

Q7: ¿Cuál es el mejor material para un salero?

Los saleros pueden estar fabricados con diferentes materiales, el más usual suele ser la cerámica, que es resistente y duradera, fácil de limpiar y no contamina el sabor de las especias. Pero también existen modelos hechos con acero inoxidable, plástico y cristal. Todos son materiales de buena calidad y adecuados para conservar sales, pimientas u otras especias.

 

Q8: ¿Cómo limpiar un salero?

Lo primero que se debe hacer para limpiar un salero es extraer toda la sal de su interior, depositándola en algún recipiente o plato. Después se introduce el salero en agua y se lava con un poco de jabón líquido. Seguidamente, se aclara con abundante agua para eliminar los restos del detergente y se coloca en una bandeja a esperar que se escurra. Posteriormente, si lo deseas puedes colocar el salero unos minutos en el horno de la cocina a una temperatura baja, para secar lo que queda de humedad.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS