Receta de crema de guisantes

Última actualización: 26.09.22

 

Crema de guisantes

Cómo hacer crema de guisantes
Tiempo de preparación30 mins
Tiempo de cocción20 mins
Número de comensales: 4
 
Ingredientes: 
  • Medio kilogramo de guisantes
  • 1 patata
  • 1 puerro
  • 1 cda del aceite de tu preferencia
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta
 
Otros ingredientes: 
  • Perejil al gusto
  • Ajonjolí
 

Los vegetales de color verde no suelen ser los favoritos de los niños. Sin embargo, el toque dulce de los guisantes puede ser una ventaja al momento de presentarlos a los pequeños. Además, para añadir interés, en esta ocasión te proponemos una receta de crema de guisantes que tendrás lista en poco tiempo, con pocos ingredientes y será apta para cuidar la línea, ya que es baja en calorías.

Si no tienes guisantes frescos, no hay excusa, también es válido realizar la crema de guisantes congelados. Este tipo de presentación suele ser muy fácil de encontrar en el supermercado durante todo el año.

Para comenzar con la preparación, vierte en una cazuela las dos cucharadas de aceite y permite que se calienten a fuego medio, para que puedas añadir el puerro y cocinarlo hasta que esté ligeramente transparente. En este momento, agrega los guisantes y remueve un poco. Para que los guisantes se suavicen sin secarse, añade agua hasta cubrirlos.

Una vez que notes que el agua ha comenzado a hervir, añade los cubos de patatas, para que se cuezan junto con los guisantes. Deberás estar atento a verificar que la patata esté suave, para detener la cocción y continuar con el siguiente paso.

A continuación, extrae los guisantes de la cazuela con un poco del caldo. El resto del líquido resérvalo, ya que lo puedes utilizar después para darle a la crema la consistencia deseada.

En este momento, tienes la opción de recurrir a la batidora, a un robot de cocina o a la licuadora, en su defecto. La idea es realizar un puré de guisantes suave, procesando la mezcla hasta lograr una emulsión homogénea, en la que se integren también la patata y el puerro. Un aspecto al que deberás poner atención es a que la piel de los guisantes quede completamente triturada, para evitar que se perciban restos de ella en la preparación.

Ahora, devuelve la crema a la cazuela, añade la sal y la pizca de pimienta y enciende nuevamente el fuego para que la crema se cocine por unos minutos más; de esta forma se integrarán los nuevos sabores que añadiste. 

Te recomendamos aprovechar este momento para verificar la textura y nivel de densidad de la crema. Si notas que la crema es demasiado espesa, puedes añadir un poco más del caldo en el que se han cocido los guisantes o agua en pequeñas cantidades.

Finalmente, sirve y decora con una ramita de perejil, un poco de ajonjolí y, si lo deseas, una interesante línea blanca de media crema.

Esta preparación puede ser estupenda para la cena, ya que es muy ligera. Aunque también puede funcionar como entrada para la comida principal y complementar las proteínas vegetales de una dieta saludable. De igual forma, será una fuente de vitaminas C, calcio, fibras, hierro, fósforo, potasio y vitaminas del grupo B. Por eso, te alentamos a que la incluyas dentro de tus recetas familiares, para evitar deficiencias nutricionales y añadir nuevos sabores a la dieta de los niños pequeños.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS