¿Cómo hacer una torta tres leches?

Última actualización: 26.09.22

 

La tarta tres leches es un delicioso postre o merienda, con el que disfrutar de los diferentes sabores que ofrece la leche según tu tratamiento. Un postre tan interesante como poco conocido en nuestro país que, gracias a nuestra receta de pastel de tres leches casero, puedes disfrutar en casa con comodidad.

 

Aunque no es un postre demasiado conocido en España, lo cierto es que la torta tres leches es un delicioso dulce que merece la pena probar. Esta receta procede de Latinoamérica y cuenta con diferentes versiones, por lo que podemos hablar de una torta tres leches venezolana, colombiana o peruana, que son las más destacadas. No obstante, la versión que hemos incluido en esta receta es la que sirve de base, dado que es justamente en la parte del remate en la que hay más diferencias.

A nivel técnico, la elaboración de este dulce tres leches es muy sencilla y consta de un bizcocho elaborado con una receta clásica, aunque con ciertos detalles que la hacen más apetecible, como un toque de vainilla. En donde está el secreto es en la crema que se usa para rematar este postre tres leches, cuya preparación sí es algo más compleja. 

Por eso, esta receta de tarta de 3 leches viene teniendo una dificultad media, siendo necesario en torno a unos 90 minutos para la elaboración de la misma. No obstante, la mayoría de este tiempo pertenece al horneado, así que no es de las recetas más laboriosas de las que hemos comentando.

 

Ingredientes

Antes de meternos en faena, es necesario pasar por la despensa para hacernos con los ingredientes necesarios para preparar esta tarta. Para el bizcocho tres leches necesitaremos:

– 6 huevos

– 200 gramos de harina

– 200 gramos de azúcar

– una cucharada de levadura

– una cucharada de esencia de vainilla

 

Para la crema:

– una lata de leche condensada

– una lata de leche evaporada

– una lata de crema de leche. 

 

Para hacer el merengue:

– 3 claras de huevo

– una taza de azúcar

Preparando el bizcocho

La primera elaboración que tenemos que ejecutar es el bizcocho, que sirve de base a la tarta. Empezaremos calentando nuestro horno o mini horno a 200 grados mientras elaboramos la masa. Para ello, vertemos en un bol los huevos, que deben batirse hasta que se consiga una textura esponjosa. A esta mezcla le añadiremos los huevos e iremos agregando el azúcar poco a poco, sin dejar de batir.

Lo mismo haremos con la harina, que debemos ir agregando poco a poco y mediante movimientos envolventes. La idea es mantener la masa en movimiento en todo momento, hasta que la misma triplique su volumen. Rematamos la misma con la cucharadita de vainilla, para darle un toque extra de sabor.

Acabada la mezcla, no tenemos más que verter la misma en un molde engrasado con mantequilla o spray para hornear, dejando el bizcocho en el horno durante unos 25 a 30 minutos. Dado que es una preparación sencilla, la misma se puede realizar en cualquier horno o mini horno de calidad. En este último caso, te será más fácil abrir la puerta y pinchar el bizcocho, para ver si está ya en su punto.

 

Elaborando la crema

Mientras el bizcocho se cuece, es momento de preparar la crema de tres leches. Esta lleva leche evaporada, leche condensada y crema de leche. Es fundamental que las tres leches tengan la misma presencia, así que es fundamental que compres las latas del mismo tamaño o bien que peses cada leche, en caso de que alguna de las mismas sea casera o las latas sean diferentes. En general, basta con 400 gramos de cada una de ellas para el bizcocho que venimos comentando.

Para la elaboración de la crema, vertemos esas leches en un recipiente para mezclar que tenga la capacidad suficiente. Debido a la textura de las leches, lo más recomendable es usar una batidora de mano o de varillas para proceder a esa mezcla, siendo fundamental que la misma sea homogénea y las diferentes leches queden bien integradas.

Preparando el merengue

La última preparación de este postre y quizá la más compleja de todas es el merengue. No vamos a extendernos demasiado, dado que en la red es fácil saber cómo elaborar un merengue. En general, basta con batir las claras a punto de nieve e ir agregando el azúcar, hasta que la mezcla tenga la textura deseada.

Sí es importante tener cuidado con la cantidad de azúcar, para no excedernos de dulce. Pensemos que las leches que hemos comentado tienen un alto contenido de lactosa, el azúcar propio de la leche. Por lo tanto, el bizcocho ya va a tener un nivel de dulzor elevado, que puede ser excesivo si le echamos mucha azúcar a este merengue.

 

Montando la tarta tres leches 

Una vez que tenemos todas las elaboraciones preparadas, es momento de montar la tarta. Tomaremos el bizcocho y vertemos sobre él la crema de tres leches que hemos elaborado. Para hacerlo, podemos dejar el bizcocho en el molde o bien extraer el mismo y colocarlo en una fuente adecuada. En ambos casos, basta con ir vertiendo la crema sobre el bizcocho, hasta que la misma sea absorbida de forma adecuada.

A continuación, solo nos queda verter el merengue en la parte superior del bizcocho o bien en los laterales, con el planteamiento decorativo que más nos guste. Una tarea para la que no tenemos más que dejar libre nuestra imaginación y conseguir la forma y acabado que más nos guste.

Como remate, podemos añadir diferentes ingredientes decorativos como un poco de canela, polvo de cacao o alguna pequeña fruta, tales como arándanos o frambuesas. Es mejor apostar por frutos más bien ácidos que dulces, para darle un contraste interesante a la tarta.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS