Top 5 recetas con calabaza

Última actualización: 26.09.22

 

La calabaza es una hortaliza de otoño con un sabor muy característico que ofrece grandes posibilidades gastronómicas. Es un producto típico y saludable, que ayuda a perder peso de forma sana y que puede estar presente en todo tipo de platos, desde postres, hasta cremas y platos salados. En este artículo, repasamos cinco recetas con calabaza para que disfrutes de su fantástico sabor.

 

Los platos con calabaza son típicos en otoño, cuando comienza a llegar el frío, esta hortaliza nos aporta energía y ese aroma tan peculiar que llena toda la casa. Además, las calorías de la calabaza son muy pocas, apenas 28 kcal y aporta grandes beneficios para nuestra salud ocular y gástrica. También previene el colesterol y protege de la hipertensión y el estreñimiento.

Esta hortaliza es muy fácil de cocinar y se puede utilizar para hacer un guiso de calabaza calentito que nos quite el frío o para elaborar algunos de los postres con calabaza tradicionales, ya que tiene un sabor dulce que casa bien con ingredientes de todo tipo.

A continuación, vamos a ver algunas recetas con calabaza, ricas, sencillas y rápidas de preparar.

 

Calabaza a la plancha

Las recetas con calabaza asada son muy versátiles, ya que se pueden preparar como plato, pero también como postre añadiendo un poco de azúcar.

Estos son los ingredientes para cuatro comensales:

  • 1 calabaza.
  • Sal.
  • Aceite de oliva.
  • Ingredientes al gusto: 
    • 100 g de queso azul.
    • 4 nueces peladas.
    • 1 cucharada de azúcar o azúcar moreno.
    • 1 cucharada de canela molida.

Empezamos cortando la calabaza en rodajas finas, en este sentido, la parte de las pepitas no se puede utilizar, así que la puedes reservar para hacer pipas de calabaza tostadas. A continuación, pela las rodajas, ya que la piel es muy dura y amarga.

En una plancha, pon unas gotitas de aceite y calienta a fuego fuerte. Cuando esté caliente, baja el fuego y pon las rodajas. Cada cara debe asarse durante unos 15 minutos. Ve dando vueltas hasta que empiecen a dorarse, cuando estén listas puedes echar los ingredientes.

Si las quieres saladas, debes salar solo una de las caras. También puedes poner queso azul, pimentón, nueces o lo que te apetezca. Si las quieres dulces, puedes poner azúcar o canela. La calabaza asada dulce es un postre típico de la zona del Mediterráneo y tiene un sabor fantástico.

Crema de calabaza y puerro light

Las recetas de crema de calabaza son muy adecuadas para el otoño y el invierno, ya que aportan muchos beneficios y cuestan muy poco de preparar.

Los ingredientes para cuatro comensales son:

  • 2 puerros.
  • 1 calabaza.
  • 2 cebollas.
  • Sal.
  • Semillas de lino o queso rallado.

Para empezar con esta crema de calabaza light, ponemos al fuego una olla con abundante agua y un poco de sal. Mientras esperas a que hierva, pela y corta la calabaza, la cebolla y los puerros. Cuando el agua rompa a hervir, añade todas las verduras cortadas y deja que se cueza a fuego lento durante 20 minutos.

Una vez cocidas, pon las verduras y un poco de su agua en un recipiente y con una batidora eléctrica empieza a triturarlas. La crema tiene que quedar muy ligera, por lo que tendrás que batir bien, ve rectificando con sal y, cuando esté lista, sirve con un poco de semillas de lino o queso rallado. Se trata de una crema light, ya que no tiene patata y las calorías de la calabaza no superan las 30 kcal.

 

Chips de calabaza

Si quieres cocinar calabaza de una forma divertida y novedosa, este plato es ideal como entrante, sano y ligero.

Sus ingredientes para dos comensales son:

  • 200 g de calabaza.
  • Pimentón.
  • Sal.
  • Pimienta molida.
  • 500 ml de aceite de girasol para freír.

Para comenzar, con un pelapatatas pela la calabaza y córtala en rodajas o rebanadas muy finas, para ello puedes utilizar una mandolina. Añade sal, pimentón y pimienta a tu gusto. Mezcla todo bien con las manos.

En una sartén, a temperatura media, añade mucho aceite y coloca los chips durante unos 3 minutos. Cuando estén, retíralos y colócalos sobre un plato con un papel de cocina que absorba los restos de aceite.

 

Calabaza al horno con queso

Este es un plato típico de otoño, muy sabroso y que no te llevará más de media hora de hacer. 

Sus ingredientes para cuatro personas son:

  • 1 kg de calabaza.
  • 100 gramos de queso rallado.
  • 2 huevos.
  • 200 ml de leche.
  • Nuez moscada.
  • Pimienta negra.
  • Sal.

Pela y corta la calabaza en trozos y ponla a cocer durante 5 minutos en una olla con abundante agua y sal. También puedes hacer la calabaza al vapor en el microondas para que quede más tierna y se haga más rápido.

Mientras se cuece, precalienta el horno de convección (si pulsas aquí, tienes varias opciones de compra) a 220 grados. Una vez cocida, retírala y en un bol salpimenta y añade también la nuez moscada. En otro recipiente, bate los huevos con la leche y vierte la mezcla sobre la calabaza.

Para terminar, echa el queso rallado por encima hasta que se cubra por completo y mete la fuente al horno y déjala hasta que todo quede dorado. Este plato de calabaza al horno con queso es perfecto para comer solo, pero también como acompañamiento para carnes.

Buñuelos de calabaza

Estos buñuelos son uno de los muchos postres típicos de la zona del Levante español que se elaboran con esta hortaliza.

Sus ingredientes para seis personas son:

  • 300 g de calabaza.
  • 400 g de harina de trigo.
  • 25 g de levadura fresca.
  • 1 litro de aceite.
  • 2 cucharadas soperas de azúcar.

Limpia y pela la calabaza, ponla en una olla y cúbrela con agua, para dejar que hierva hasta que quede muy blanda. Si la cortas pequeña se reblandecerá antes. Una vez cocida, aplástala con un tenedor.

Diluye la levadura fresca utilizando un poco del agua de la calabaza. En este sentido, el agua tiene que estar tibia, ya que de lo contrario la levadura no actuará. Añade la harina y remueve para mezclar hasta que todos los ingredientes se fusionen. 

Ve añadiendo poco a poco la calabaza en porciones y remueve hasta que se integre todo bien. La masa no debe quedar líquida, si lo hiciera, añade más harina hasta que coja cuerpo. Tampoco debe quedar dura, sino algo pegajosa.

A continuación, añade azúcar y sigue removiendo. Cuando la masa sea uniforme y se pegue un poco a los dedos, deja que repose una hora para que actúen las levaduras. Para ello, tapa el recipiente y déjalo en un lugar cálido y sin corrientes como un microondas o debajo de una manta.

Cuando la masa haya doblado su tamaño, pon aceite en una sartén y calienta a fuego alto. Toma pequeñas porciones y crea una especie de rosca para hacer los buñuelos. Ve introduciendo uno a uno en el aceite y fríelos. Cuando estén dorados, retira y ponlos en un plato, sobre un papel absorbente.

Ya has visto que esta es una hortaliza muy versátil en la cocina, pero también lo es fuera de ella. Si quieres divertirte con tus hijos, en Halloween es tradición tallar calabazas, lo que podría ser una alternativa a los juegos de construcción, enseñándoles a crear tallas divertidas y terroríficas.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS