Recetas con garbanzos

Última actualización: 05.12.22

 

Los garbanzos forman parte de platos ricos en sabor, textura, color y más. Gracias a que pueden ser cocidos de diferentes maneras, la variedad en recetas es amplia. En este sentido, conocer alternativas sobre cómo cocinar este alimento puede ayudar, al mismo tiempo, a aprovechar mejor sus beneficios como parte de la dieta.

 

El garbanzo puede parecer un simple grano más para muchos, pero, la verdad, es que este alimento es catalogado como una legumbre. Su valor nutricional es bastante alto y puede ser preparado en una gran variedad de formas.

Debido a esto, muchas personas aprovechan para implementarlo como parte de su dieta e incluso la de sus bebés. Por ello, cuando vayas a sentar a tu pequeño en la mejor trona de bebé para darle de comer su crema o puré de garbanzos, podrás estar seguro de que estás proporcionándole un alimento rico y nutritivo.

 

7 recetas de garbanzos

Considerando la versatilidad que tiene el garbanzo como alimento, junto al valor nutricional que es capaz de aportar, aquí están varias recetas que puedes hacer en casa con esta leguminosa como protagonista:

 

1. Cocido de garbanzos

Para la primera receta te presentamos unos deliciosos garbanzos guisados con los que podrás impresionar a tus familiares y amigos. Puede ser también una receta de garbanzos con arroz, ya que este acompañamiento combina bastante bien para disfrutar de la salsa.

Ingredientes:

500 gramos de morcillo de ternera

1 trozo de tocino

1 morcilla

4 huesos de caña de ternera

3 huesos de jamón

250 gramos de garbanzos

750 gramos de agua

7,5 gramos de sal

2 cuartos traseros de gallina

 2 chorizos

4 patatas grandes

4 zanahorias

2 dientes de ajo

Aceite de oliva virgen extra

 

Preparación

El día anterior al que vayas a cocinar, pon a remojar los garbanzos en agua que contenga un 1% de sal y, al menos, tres veces lo que pesan las leguminosas, para facilitar el proceso cuando necesites ablandarlas.

Limpia bien todas las carnes y huesos que vayas a usar en la receta, para evitar que puedan afectar la estética de la comida, así como también deshacerte de las impurezas. Coloca la gallina, la ternera, el tocino y el jamón en una cacerola grande con agua sobre el fuego, hasta que hierva.

Una vez cocidas, pasa las piezas a una olla de presión y agrega agua limpia junto a los garbanzos previamente hidratados y sazona con sal. Activa el equipo hasta que alcance una presión alta por un tiempo aproximado de 10 minutos y después apágalo y déjalo enfriar.

Por otro lado, puedes ir adelantando la preparación de las verduras, cortándolas en trozos, y cuando la olla de presión pueda ser abierta, incluye estos elementos junto a la morcilla y el chorizo. Vuelve a activar el ciclo de cocción presurizado por un espacio de 5 minutos o hasta que los embutidos se hayan cocido apropiadamente.

Cuando haya concluido el proceso, deberás sacar con cuidado cada elemento del caldo restante, para después colarlo y quitar cualquier resto de comida que haya podido quedar. Viértelo en un envase plástico y refrigéralo, para que se forme la capa superior de grasa que deberás sacar después.

Al momento de servir, une todos los ingredientes en una cacerola y caliéntalos hasta el punto de ebullición, para que puedan bañarse en el caldo de carne y garbanzos.

 

2. Hummus con salsa tahini

Si no estás seguro de cómo cocer garbanzos, quizá te agrade saber que el hummus podría ser una de las mejores recetas de garbanzos para verano, debido a que puede consumirse frío y es un buen acompañamiento para cualquier plato oriental.

Ingredientes:

400 gramos de garbanzos cocidos

1 cucharada grande de tahiné

2 dientes de ajo

3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

1 cucharadita de comino en polvo

1 cucharadita de sal

Pimentón

Semillas de sésamo

1 limón

 

Preparación

Deberás cocer los garbanzos si no has empleado los de bote para poder ablandarlos lo suficiente. Esto puedes hacerlo poniéndolos a hervir por un par de minutos hasta que puedas pincharlos fácilmente con un tenedor.

Cuando estén listos, vacía el contenido en un colador que hayas colocado encima de un bol, para atrapar el agua caliente. Espera a que escurran bien y ya podrás cargar la licuadora. Añade también los dientes de ajo ya pelados junto con la sal, el comino, el tahiné y el aceite de oliva, para proceder a triturar todo hasta mezclar bien todos los ingredientes, para obtener la característica textura del hummus y ya podrás servirlo como acompañamiento de la comida que más te guste.

 

3. Hamburguesas de garbanzos

La hamburguesa es una alternativa deliciosa si te interesan las recetas de garbanzos para niños, ya que esta presentación suele ser mucho más atractiva para ellos. Además, este plato también podría ser disfrutado por vegetarianos y puede considerarse parte de las recetas con garbanzos de bote.

Ingredientes:

150 gramos de garbanzos

1 diente de Ajo

5 gramos de Perejil picado

1 chorro de Aceite de oliva

1 pizca de Paprika

1 pizca de Sal

1 pizca de Pimienta

½ Pimiento rojo

½ cebolla blanca

½ Limón

 

Preparación

Pon a remojar los garbanzos en agua durante la noche y cuando vayas a cocinarlos, mételos en una olla con agua hirviendo durante un aproximado de 40 minutos o hasta que se ablanden. Cuando el garbanzo pueda fácilmente ser triturado, ya estará cocido. Ahora, pon los garbanzos hervidos en un procesador de alimentos junto con la sal, pimienta y el aceite de oliva, para mezclarlos hasta que alcancen una textura homogénea.

Mientras tanto, en una sartén comienza a sofreír el pimiento junto al ajo y la cebolla en un poco de aceite de oliva. Cuando estén cocidos, añade sal y pimienta al gusto para sazonar. Deja reposar todo hasta que alcance una temperatura ambiente.

Cuando se haya enfriado la mezcla de garbanzos y el aliño, procede a mezclar todo en un bol grande integrando también el zumo de limón, la paprika y el perejil picado con aceite de oliva, para facilitar el manejo.

Haz bolas de tamaño mediano con las manos y aplástalas suavemente hasta formar las hamburguesas, para después colocarlas en un plato y llevarlas al refrigerador, para que reposen por al menos 1 hora. Esto para evitar que se rompan al cocinarlas.

Ahora toma una sartén limpia, vierte un chorrito de aceite de oliva para que se caliente y pon las hamburguesas hasta que estén selladas por ambos lados. Cuando verifiques su consistencia, ya estarán listas para servir.

 

4. Ensalada de garbanzos con pollo

Si deseas preparar garbanzos para disfrutar de una forma más “ligera”, una ensalada podría ser lo que buscas. En esta receta de garbanzos con verduras, necesitas ablandar los garbanzos, por lo que te aconsejamos hacerla con tiempo suficiente.

Ingredientes:

200 gramos de garbanzos cocidos

1 pechuga de pollo

1 pimiento amarillo

1 cebolla tierna

8 tomates cherry

Cebollino fresco

1 puñado de canónigos limpios

1 pizca de sal

1 pizca de pimienta

1 chorro de aceite de oliva virgen extra

1 chorro de jugo de limón

 

Preparación

Comienza por cortar en trozos la cebolla y el pimentón, preferiblemente en juliana para comerlos fácilmente. Sofríelos un poco en aceite de oliva en una sartén amplia y cuando estén listos, sácalos y pon a cocer ahora los filetes de pechuga salpimentando al gusto.

Una vez hecho, córtalo en tiras y vuelve a añadir los vegetales, poniendo el fuego a nivel medio. Integra a la sartén el cebollín picado junto a los tomates con un poco de zumo de limón y saltea todo para que los sabores se mezclen durante un par de minutos. Cuando se hayan unido todos los elementos, podrás servirla para disfrutar de una deliciosa y diferente cena.

 

5. Cocido de garbanzos con chorizo y tocineta

El cocido es, entre los platos de garbanzos, una de las opciones más populares para consumirlo cuando hace frío. Esta comida con garbanzos es reconfortante, caliente y con mucha textura, por lo que te animamos a prepararla.

Ingredientes:

250 gramos de garbanzos

40 gramos de chorizo

60 gramos de tocineta

3 patatas

1 cebolla 

2 tomates

60 gramos de cebolla verde

1 taza de vino blanco

1 cucharadita de orégano

2 dientes de ajo

1 pizca de sal

1 pizca de pimienta negra

1 cucharada sopera de aceite de oliva

 

Preparación

Para ahorrar tiempo, te aconsejamos picar por adelantado todos los vegetales en trozos pequeños, así como también haber puesto a remojar los garbanzos desde el día anterior y facilitar que se ablanden al cocinarlos.

Toma una olla grande y vierte los garbanzos junto con agua, para ponerlos a hervir durante aproximadamente 45 minutos. Haz lo mismo con las patatas en una olla diferente, hasta que se ablanden lo suficiente.

Aparte, en un procesador de alimentos, coloca el tomate y la cebolla previamente picados junto al ajo. Mezcla todo muy bien y luego cocínalo en una sartén con aceite de oliva salpimentando al gusto. Añade también el orégano con el vino blanco y espera a que todo se integre.

En otra sartén deberás ir cocinando el chorizo junto a la tocineta picada hasta que estén listos. Después, en una cacerola grande incorpora todos los ingredientes de la receta y enciende el fuego durante 15 minutos ajustando el sabor, según tu gusto. Espera a que se reduzca un poco y todo listo para comer.

 

6. Garbanzos con carne picada

Esta receta de potaje de garbanzos con verduras tiene como co-protagonista a la carne picada, siendo rica en sabor y textura para satisfacer paladares exigentes. No obstante, se debe cuidar el tiempo de cocción de los garbanzos, para que queden en el punto exacto.

Ingredientes:

300 gramos de garbanzos cocidos

1 diente de ajo

200 gramos de carne picada

1 cebolla

2 tomates

1 hoja de laurel

1 pizca de tomillo

1 pizca de sal

1 pizca de pimienta negra

 

Preparación

En cualquiera de las ollas eléctricas (si pulsas aquí, tienes varias opciones de compra) de tu preferencia, vierte los garbanzos ya escurridos junto con agua limpia, laurel, sal y tomillo, para cocinar todo por un aproximado de 45 minutos. Mientras tanto, licúa el tomate y la cebolla, para freírlos con aceite de oliva en una sartén.

Cuando esté listo el sofrito, incorpora la carne junto al resto de condimentos y cocínala hasta que ya no se vea de color rosa. Añade los garbanzos a la mezcla manteniendo el fuego encendido por otros 15 minutos y ya habrás terminado.

 

7. Falafel casero

Entre las recetas de garbanzos fritos, el falafel es uno de los favoritos y aquí podrás incluso emplear un bote de garbanzos. Este tipo de falafel con garbanzos de bote es prácticamente igual de sabroso que si empleamos la legumbre fresca, ya que dependerá bastante del sazón.

Ingredientes:

300 gramos de garbanzos

120 gramos de cebolla

1 diente de ajo

1 manojo de cilantro

1 manojo de perejil fresco

1 pizca de pimienta molida

100 gramos de harina de garbanzo

5 gramos de levadura química

10 gramos de comino molido

Sal al gusto

 

Preparación

Mete los garbanzos a remojar en agua al menos 24 horas antes de la preparación de la receta, ya que deben estar hidratados. Cuando los vayas a usar, escúrrelos por completo para deshacerte del exceso de agua y colócalos directamente en el vaso de la licuadora.

A su vez, añade también el cilantro, el ajo, la cebolla, el comino y el perejil molido. Enciende el equipo y espera a que todo se triture por completo. Una vez terminado, apaga la licuadora para incorporar sal, pimienta, la levadura química y la harina de garbanzo, teniendo cuidado de reservar un poco para después. Mezcla todo nuevamente hasta que esté homogéneo y llévalo al refrigerador durante 30 minutos.

Ahora, aprovecha la harina sobrante para esparcirla en una fuente y sobre tus manos, con las que formarás los falafel. Reboza cada falafel en la harina y ya quedarán listos para freír, solo deberás asegurarte de emplear aceite muy caliente y que queden dorados por ambos lados antes de servirlos.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS